Chipeta Alto por Tacheras

13 de octubre de 2017
Chipeta Alto es uno de esos fabulosos paredones que como quilla de barco asombran al contemplarlos desde Guarrinza. Ruta fácil y bastante cómoda para ascender al pico es por el barranco de Tacheras, en las proximidades de Zuriza.


Una pista que parte de Zuriza nos acerca al barranco de Tacheras. Las luces del sol pasan sobre las crestas de la sierra de Alano e iluminan las hayas que se encuentran en diferentes estadios otoñales.
Los pastos cubren las suaves laderas.Sólo algunos ejemplares de pino silvestre rompen la monotonía del prado. El paso de Tacheras abre la formidable barrra de la sierra. Las agujas de Alano quedan separadas del Achar de Alano


De vez en cuando se cubre el suelo de enebros (Juniperus communis) y algún que otro fresno (Fraxinus excelsior) que está comenzando a mudar la hoja.

Las huellas de la erosión sobre las calizas se hacen más patentes a medida que vamos ascendiendo.

Ganamos altura con suavidad. Es sendero bien marcado y sin pérdida. Detrás van quedando los bosques de Zuriza.

Con el cambio de perspectiva se desvela la estructura de la peña Ezcaurri. Un anticlinal perfecto que ha sido tajado por el río Veral, separándolo de la sierra de Alano. 

La sierra de Alano es la protagonista de la primera parte de la ascensión. Al quedar al descubierto la fisonomía de la peña Ezcaurri, se comprende también cuál es la  morfología de la sierra: un gran pliegue con el plano axial orientado de este a oeste y los flancos mirando a norte y sur. La erosión, en el caso de la sierra de Alano hace que parezca una barrera vertical de formas imponentes.


En el sentido de la marcha se va abriendo el valle, donde cada vez son más pobres los pastos y más presencia tiene el afloramiento de las calizas. El collado de Petraficha queda ya a nuestro alcance.

Siempre que se llega a un collado nace la inquietud por ver cuanto antes el panorama que se extiende al otro lado del puerto. El collado de Petraficha no decepciona ya que presenta  el rincón donde se esconde el ibón de Acherito, un anticipo de lo que nos espera por ver.

Hace unos años estuvimos por ese lago y subimos al Mallo de las Foyas.

Dejamos el collado y tomamos la amplia cresta en pendiente que nos lleve a Chipeta. Al otro lado del collado vemos el pico Petraficha y el resto del cordal que enlaza picos hasta Anie. Areniscas rojas del Permotrías asoman por debajo de las calizas. Ambas capas revelan los fuertes plegamientos que sospechamos están tumbados o cabalgados.


Se puede ascender al Chipeta por trochas marcadas en el pasto, que no se sabe si son resultado del paso del hombre o de los rebaños de ovejas que desde siglos por aquí han pastado. Otra posibilidad es acercarse a la cresta aérea. Así descubrimos las canales que bajan hacia Guarrinza.

El pico Petraficha en todo su desarrollo desde Tacheras.

Con mayor altura contemplamos mejor el ibón de Acherito.

El pico Chipeta se aleja del eje del cordal y con una proa pronunciada se interna en Guarrinza. son los últimos metros en un airoso espolón.

En una panorámica de 180 grados vemos desplegarse hacia el norte el entorno de Acherito y más allá el circo de Lescún. Bajo nuestros pies Guarrinza, y hacia el sur la selva de Oza. Frente a nosotros el río Aragón Subordán abre un valle que se extiende hacia Aguas Tuertas.

Con menos amplitud y más detalle, hacia el norte, al pico Pietraficha le suceden Mallo Gorreta, Chinebral , Mallo de Acherito, Petrechema Mesa de los Tres Reyes,Anie.


Las sombras que se extienden sobre el flanco sur de la Mesa de los Tres Reyes hacen resaltar las agujas de Ansabere, a su espalda el Petrechema

Agujas de Ansabere y Petrechema, detrás la cúpula del pico Mesa de los Tres Reyes.

Son formas duras, agrestes, de pliegues desventrados que forman escarpes imposibles hacia Oza, pero relieves en cuesta suaves hacia Zuriza y Linza.
Hacia el Este el bosque de hayas de Oza cubre las faldas del Castillo de Acher.


Castillo de Acher

La continuación del cordal del Chipeta hacia el sur nos lleva hacia el pico Estribiella, que aparece iluminado por el sol , y la sombra alargada de la sierra de Alano.

En estos acantilados también hay espacios para un "púlpito" al más puro estilo noruego.

No todo es roca en el recorrido, aunque ya entrado el otoño, algunas plantas presentan floraciones tardías, estas son algunas de las vistas durante el recorrido.
Anthyllis vulneraria
Centaurea scabiosa
Crocus nodiflorus
Erica vagans
Gentiana verna
Scutellaria alpina

Thymelaea tinctoria


Para detalles del recorrido y track, visita https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20352188

No hay comentarios:

Publicar un comentario