Puente de las Cabras y Peña Rubiacha (Pedruel)


Para llegar al Puente de las Cabras hemos salido del puente de Pedruel. Un cartel cercano al camping nos indica el sendero. Es un corto y amable paseo avistando las peñas que forman la salida del barranco de Barrasil,del río Alcanadre. Se alternan los frescos coscojares con lugares más despejados dominados por el boj. El último tramo antes de llegar al puente de las Cabras discurre por una estrecha faja, ejemplo de erosión diferencial horizontal producida por los primitivos perfiles de este río. A la salida de una curva el pequeño y rústico puente salva el río uniendo las dos abruptas vertientes  labradas por el río.
Pasado el puente de las Cabras una evidente senda sube por la ladera de manera decidida, y sube  a  la peña                   Rubiacha.La conforman las calizas con abundancia de nummulithes. En la parte superior hay buenos ejemplos de lapiaces. Dejamos el evidente camino para desviarnos por estos paisajes acarcavados hacia los cantiles de la Peña. Buscamos la vista hacia el barranco de Barrasil. En un extremo, la ladera se corta a cuchillo y muestra enfrente la Sierra de Arangol en su extremo norte. Al fondo el tozal de la Cabeza de Guara. Mirando hacia abajo, el Alcanadre.
Algunas de las plantas que hemos visto por el camino son las siguientes:

Cistus salviifolius
En lugares soleados de suelo calizo, orla de los quejigares,encontramos está cistácea de llamativas flores blancas.Las hojas rugosas y de nervios bien marcados recuerdan a la salvia, de allí su nombre específico. 
Epiactis parviflora ?
También en los claros del quejigar aparecen ejemplares  aislados de esta pequeña orquídea, tan apenas abierta. Epipactis parviflora, podría ser, recubre los tallos granates de una suave vellosidad grisácea.
Parece ser que le gustan los suelos calizos.


Asplenium trichomanes


Este pequeño helecho aprovecha los resquicios de las piedras que constituyen el puente. Cada fronde  es recorrida por un peciolo grueso negruzco brillante. Observaremos los segmentos de cada uno de estas frondes con el margen aserrado.








Brimeura amethystina
 También en los huecos que forman los sillarejos del puente encontramos numerosos ejemplares de esta liliácea de delicados tonos azulados.Ocupan preferentemente el lado norte del puente, lo cual indica la búsqueda de ambientes frescos, no excesivamente recalentados.
Petrocoptis guarensis







Y la que podríamos calificar de estrella del día, un endemismo de Guara, que habita los extraplomos calizos del entorno del puente. Especie catalogada como vulnerable.
 La floración ya había concluido y sólo pude contemplar esta flor fresca.



Datos de la ruta:
Salida junto al Camping el Puente de Pedruel.
Distancia: apenas dos kilómetros
Desnivel: 140 mts.
fecha:22-5-2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario