Camino de El Pueyo. cuarteto de linos: Linum tenuifolium, L. narbonense,L. bienne y L. strictum.


Una de las razones,creo yo, por la que las plantas nos atrapan a los aficionados a la botánica es la variedad en la similitud. Me explico. Al gozo de conocer una especie, se suma la posibilidad de encontrar otra que, aun teniendo características ya conocidas, muestra las diferencias suficientes como para ser identificada como especie diferente. Tal diversidad estimula nuestra curiosidad, ejercita nuestra memoria, entrena la mirada y nos motiva para seguir buscando. 
Con las siguientes cuatro especies deseo compartir esta experiencia con los seguidores de este blog.
Es probable que el lino que pasa menos desapercibido sea Linum tenuifolium. Es una planta que hace vistosos grupos de flores blancas, de apariencia muy frágil. Tan pronto como les sacude la lluvia de la tormenta o sopla un inesperado viento del norte, las flores se cierran,  a menudo caen, quedando los pétalos desparramados por el suelo, y  la mata toda desangelada.
A pesar de formar exuberantes macizos de flores, aprovecha los suelos más pobres, tanto los margosos como los propios chesos, y sólo las tenues hojas delatan sus escasas exigencias.

El siguiente lino que capta rápidamente la mirada es Linum narbonense subsp. milletii. En este caso no acostumbra formar grupos numerosos, sino que aparece diseminado aquí y allá. Sin embargo, la intensidad del azul de sus pétalos atrapa rápidamente la mirada. De nuestros linos es el que más se parece al lino empleado en agricultura ,Linum usitatissimum, aunque carece de uso industrial ni se ha utilizado en medicina. 
Ya no se cultiva tan apenas en España el lino. Siempre fue por delante el cultivo del algodón, menos exigente de agua, y ahora ambos cultivos están "deslocalizados", que también a la agricultura le suceden estas cosas.
El tercer lino del cuarteto es Linum bienne. Parecido en forma y color al anterior, pero del que enseguida notaremos  porte más leve, más espesa la ramificación y un color azul pálido, casi de pintura al pastel, que contrasta con el intenso de su primo Linum narbonense.
Aunque es mucho más escaso que los anteriores, es fácil encontrarlo en los márgenes de cultivos que bordean la pista que conduce al Almerge; ocupa sin preocupación taludes secos, aunque bien nitrogenados.


El cuarto es el más modesto, debido al pequeño tamaño de las flores. Miradas de cerca recompensan la búsqueda, ya que presentan un inusual color dorado.Es Linum strictum subsp. strictum que crece en ambientes similares a las anteriores, en compañía de tremoncillos y romeros. La encontramos formando colonias regulares bajo los terrenos removidos de oliveras, o en eras adyacentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario