Selva de Oza II. Valle de Guarrinza-Aguas Tuertas






Segundo día en Oza, en un ya lejano 19 de julio. El día anterior habíamos subido al Castillo de Acher  como ya comentamos en este blog. Este día  sólo queremos hacer un paseo por el valle de Guarrinza hasta llegar al valle de Aguastuertas. 

El valle se abre luminoso, y deja atrás las espesuras de la Selva de Oza.
 Cirsium palustre, como su nombre indica, habitante de pastos húmedos y proximidades de fuentes. 











Otro cardo que salpica estos pastos, Carduus carlinifolius, con una base de hojas  similar a la carlina, y parte superior del tallo libre de espinas.


También habitual en pastos húmedos, la orquídea Dactylorhiza maculata. Hojas terminadas en agudo pico y moteadas de manchas parduzcas. 

Prunella vulgaris, primera generación de flores ya caídas y segunda generación en pleno apogeo. El último par de hojas aplicado a la cabezuela floral.

Flor de pétalos tintados de púrpura de Fragaria vesca, siempre la había visto de color blanco.












Las areniscas rojizas del permotrías son fácilmente erosionables, en contraposición con las dura andesita, roca ígnea que forma un zócalo resistente.El punto de contacto de ambas rocas se resuelve con el diferencial de erosión que produce  el salto en la cabecera del Aragón subordán.




Los restos de un  túmulo prehistórico ocupan un resalte dominando todo el valle de Guarrinza. Testimonio de la vida ganadera en la Edad de Bronce.













 Sobre los detritos rojos del permotrías la mole caliza del Castillo de Acher, que muestra parcialmente la dirección de los pliegues del sinclinal que lo forman.


El río Aragón Subordán excava el  valle de Guarrinza,  ya modelado antiguamente por el glaciar cuaternario desaparecido.

 Duras andesitas resisten el paso del agua y forman pequeños parajes idílicos.
Al cobijo de estas rocas encontramos las flores inapertas de Lilium martagon.
   
Dos edades de Geum rivale

Saxifraga hirsuta, con sus características hojas lobuladas con largo peciolo.













En la zona cálida de la andesita, Sempervivum montanum, ávido de sol.



 Discontinuidad rocosa: sobre una base más antigua de areniscas rojas,  acumulación de conglomerados rojos  en estratos horizontales.

El dolmen da comienzo al valle de Aguas Tuertas.
 
El valle de Aguas Tuertas, lugar de colmatación y formación de turberas surcadas por el meandro del río. Futuros carbones dentro de unos millones de años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario