Dolomitas 2. Viel del Pan

Segunda entrega, de seis, dedicadas a rutas senderistas por las Dolomitas, en el mes de agosto. El punto de partida de todas ellas es la localidad de Canazei.  En  este caso vamos en coche hasta el Passo Pordoi. Desde aquí el camino Viel del Pan está indicado con el número 601 en el sistema de senderos de las Dolomitas. Nuestra intención era volver por el 636, pero el empeoramiento del tiempo nos lo impidió. 
El camino Viel del Pan es un sendero muy popular, al menos en los primeros tramos, y conecta varios refugios de montaña: Sas Becé, Fredarola, Viel del Pan y Gorza; éste último evitando el descenso hacia el lago Fedaia y tomando una variante que conecta con el 636. El atractivo principal es moverse por vertiginosos prados contemplando en primer plano el macizo de Marmolada.


El día ha amanecido muy cubierto, el parte meteorológico da lluvias para hoy, pero desde Canacei vemos pequeñas ventanas de luz que iluminan el bosque y esto nos anima a movernos.










La visibilidad es escasa en Passo Pordoi, no obstante el sendero está bien marcado y esperamos que al menos  suban algo las nubes. Pastos alpinos verdes aún a finales de verano, y frente a nosotros parte del macizo blanco de Marmolada.

Centaurea pseudophrygia















Detalle de la cabezuela de Centaurea pseudophrygia.














Cerca del refugio Fredarola, antes de que nos metamos en la vertiente sur de la montaña, se abre un poco el cielo en el norte y vemos parcialmente las paredes del Sas de Pordoi en el Grupo del Sella.




El sendero discurre con apenas variación de altura entre los empinados pastos.













En cada recodo formado se va abriendo el valle. Al fondo vemos el Lago Fedaia.



 En zonas calurosas y resecas de pasto encontramos Euphrasia minima, dotadas de un intenso color amarillo.
De trecho en trecho aparece un portillón que nos dirige la mirada al norte. Allí está el Piz Boé en un momento en el que se ha liberado de las nubes.












Es buena ocasión para hacerse una foto, aprovechando el breve momento en el que ascienden las nubes.











También aparecen las cumbres de Marmolada















Unos refugios van quedando detrás...












...o allá arriba. 
Las ovejas puntean de blanco los empinados pastos.












Ovejas de larguísimas orejas.















El camino se va situando poco a poco a la par del macizo de Marmolada.





Nosotros caminamos por verdes pastos, y enfrente tenemos la atormentadas rocas.













Ya hemos llegado a la altura del lago Fedaia. Frente a nosotros está el glaciar que visitamos ayer y el recorrido que hicimos de bajada.












Nuestra intención era haber vuelto siguiendo la línea de crestas de la sierra, pero el cielo se ha cerrado definitivamente.










Nuestro camino de vuelta se interna en la niebla, como si fuéramos hacia la nada.













Esta cría de burro la hemos visto por la mañana junto a un refugio. El refugio debe andar cerca.













A pocos metros de terminar el camino una capilla de montaña tiene el ábside iluminado con estas vidrieras.











No hay comentarios:

Publicar un comentario