De Yésero al pico Erata

25 de abril de 2016.    De Yésero parte una ruta que asciende al pico Erata por tupido bosque, en senda directa sin concesiones, pero sin dificultad técnica alguna. Se parte de la parte alta del pueblo, a unos 1.140 metros y se siguen marcas claras de la  GR15, senda prepirenaica. El pico Erata está a 2.005 según la topografía del IGN. En total son poco más de 850 metros de desnivel. Estamos en el Sobrepuerto, tierra de Biescas.

Como aperitivos a la crónica de esta ruta, dos plantas:
Lathraea clandestina, crece parasitando las hojas de los chopos y se encuentra en el Aula de la Naturaleza del puente que conduce a Oliván. 870m. Este es su aspecto en la madurez. Las flores son lo más aparente y crecen apiñadas formando grupos densos.








El segundo aperitivo es Berberis vulgaris (agracejo) que comienza a presentar las hojas en las proximidades de Gavín.970m. Hay que decir que inicialmente esta excursión estaba prevista para llegar al pico Campaniacha/ Punta Lana,  pero una competición de bici Trial en la zona nos hizo cambiar de plan. Otra vez se intentará.






Ya en Yésero, encontramos Acer opalus en plena floración. Está desplegando simétricamente las nuevas hojas. 1140m.











La tierra de Biescas y el valle de Tena son especialmente generosos en la floración de los cerezos silvestres (Prunus avium), éstos forman bonitos setos en el comienzo de la senda.












Antes de adentrarse en el bosque, lanzamos la mirada hacia la sierra de Tendenera, la volveremos a ver con amplitud cuando lleguemos a los pastos superiores. Más próxima, a la izquierda , la figura triangular de punta Campaniacha/Punta Lana

En la umbría del bosque se forman bonitos centros de Primula acaulis. 1250m.















Inicialmente el bosque es de pino repoblado (Pinus halepensis) que poco a poco va cambiando hacia Pinus sylvestris, con presencia de acebos y abetos.Se nota la orientación norte del camino. Por encima de las copas vemos la fantástica silueta de la Partacua en su tramo más oriental. A sus espaldas se desarrolla un gélido frente norte.


El tempero húmedo del sotobosque permite la proliferación de musgos. El de la fotografía ha desarrollado el esporangio con forma de bastón curvo.Se trata de Hylocomium splendens. Forma ramas aplanadas que crecen en pisos, cubre grandes extensiones de gran espesor.











Marisol y Carmen han superado el dominio del bosque y comienzan el tramo por tasca y erizones.

En los últimos cobijos que ofrecen los árboles, crece Heleborus viridis, ahora en plena floración.













Bellis perennis, 1750m.

















No es la altura , el collado está a 1.650m, sino la situación y proximidad de la barrera de Tendenera lo que hace del Erata una preciosa atalaya. Frente a nosotros se abre el barranco del Infierno. A nuestra altura está Campaniacha/Punta Lanas (izquierda), con el puerto de Gavin y el paso La Loba todavía cubiertos de nieve. Son contrafuertes de Peña Sabocos que con sus 2.755m señorea el sector occidental de la sierra. En el extremo izquierdo de la fotografía Peña Roya. Junto a Peña  Sabocos se abre un circo colgado, La Refoya, vigilado en el otro extremo por el Mayo de las Peñas. La cadena montañosa continúa en cotas que rondan los 2.700m hasta llegar en el extremo oriental al pico Tendenera (2845m) visitado por blancas nubes.


Al dejar el bosque el horizonte se abre en interminable sucesión de picos y crestas. El viento norte está azotando las cimas del Taillón (derecha) y el más airoso Gabieto. La pirámide del Mondarruego nos tapa parcialmente la Falsa Brecha, y asoma la Punta Bazillac/El Dedo. Estamos viendo el dominio de Ordesa.



Primula elatior, 1920m, una de las primeras en brotar tras retirarse la nieve. Habitual en pastos del piso alpino o subalpino donde la innivación es prolongada













Galería de topillo. Es frecuente ver estas galerías tras retirarse la nieve, aunque lo habitual es que no conserven el techo de la galería. En este caso todavía se conserva toda la estructura.












La espadeta o siso fino (Carex humilis) comienza a despuntar en los pastos que despiertan a la primavera.





















El pico Erata, cima mayor (junto a su gemelo Pelopín) del Sobrepuerto, es a su vez mirador sobre el Sobremonte, al otro lado del valle del Gállego. En sus orígenes este valle fue labrado por el glaciar. Un pequeño glaciar subsidiario vertía sus hielos en la cuenca principal. Este pequeño glaciar formó el espacio ocupado hoy por los pueblos del Sobremonte: En la foto Yosa y Aso de Sobremonte, queda escondido Betés. Abajo en el fondo del valle principal se ve parcialmente Biescas.

El valle de Barbenuta y Espierre (otra posible ruta para subir al Erata) se vuelca en el Gállego. Al fondo la Peña Oroel.
 En primer término, los fenómenos periglaciares en las laderas del Erata: La gelifluxión provoca estos lóbulos de movimiento de masas al congelarse y descongelarse el suelo y formar materiales que se desplazan por la ladera.





Draba aizoides, 1980m. ya en los últimos metros que faltan por llegar a la cima












Ya desde el pico Erata, tenemos a la vista el pueblo de Otal. Son de destacar las innumerables terrazas que rodean al pueblo y que servirían de panares y sustento de otros cultivos. Algunas de estas terrazas empiezan a acusar el abandono y son invadidos por matorral.

 Tierras de Broto y panorámica sobre Ordesa y Las Tres Sorores. La Brecha de Rolando es visible junto entre Taillón y El Casco.

Erata forma dos cimas gemelas, desde cualquiera de ellas se contempla el inmenso panorama de la sierra Tendenera en toda su extensión.

Y conectando con esta sierra, el comienzo de la sierra de la Partacua, con el pico Telera en una singular silueta. Desde el Erata se aprecia cómo Telera y toda su sierra está formada por un gran pliegue tumbado, cobertera derramada hacia el sur que posteriormente la erosión del gran glaciar del Gállego abrió la puerta de Santa Elena. Los estratos curvos de este inmenso pliegue aparecen truncados en la cara norte, lo que da la magnitud de la destrucción glaciar sufrida. En la cara sur, en la base se aprecian los "chevrons", láminas de estratos parcialmente destruídas y que por efecto del abarrancamiento tienen formas ondulantes.


 Y por último, no olvidemos que estamos en la tierra del Sobrepuerto. Valles perpendiculares al eje del Gállego,  ondulados montes sembrados de pueblos olvidados.


Pasos, observaciones y comentarios compartidos con Jesús y Carmen














Detalles de la ruta en wikiloc

















No hay comentarios:

Publicar un comentario