Pico Canal Roya

Año escaso de nieves... no sé como terminará el refrán. Para quitarnos el embrujo agorero hemos ido parte de la familia ( los hijos mayores están casi siempre tan pillados) al Portalet, donde no se nota demasiado la carestía de manto blanco y emprendemos la ascensión al Pico Canal Roya. Marisol y Aurora con las raquetas, yo me calzo los esquís, que hay ganas de foquear.
Situados en los aparcamientos de carretera, ya en Francia, entramos en el dominio pastoril de Aneu. A la izquierda tenemos las crestas que hacen muga con España. En el centro se aprecia el lomo del Pico de la Canal Roya. Hacia la derecha los picos Gradillere, Peyreguet y Midi d'Ossau. Es un recorrido que no presenta gran desnivel: unos 450 metros; aunque sí es un tanto largo. La nieve está transformada y dura, con lo que la progresión será más cómoda.
Tenemos a la derecha las verticales paredes del Pico de la Gradillere (2271 mts) Al fondo la roma cima del Pico de la  Canal Roya (2345mts). El camino lo realizamos inmersos en la blanca quietud del paisaje nevado.

A medida que ganamos altura va tomando presencia la silueta del Midi d'Ossau, con su característico aspecto de boca de pez que apunta hacia el cielo.
El circo de Aneu es de formas suaves, muy abierto, y ,aunque no gana mucha altura ,su posición y amplitud permite unas perspectivas perfectas de alta montaña. La roca y los pastos se esconden ahora bajo la nieve. Dentro de unos meses lo que ahora parece carente de vida resurgirá con fuerza.
Los últimos metros de la ascensión, al discurrir por la cara norte, han sido sobre una costra helada. Detrás de Marisol y Aurora se extiende el valle de Canal Roya, y al otro lado del collado el valle francés de Bious Artigues, donde las hayas oscurecen el fondo del valle. Ahora el bloque cristalino del Midi d'Ossau se muestra en toda su potencia.


Desde la cima, el valle Canal Roya traza su cerrada curva hasta encararse a la muralla de la Rinconada, vigilada por el pico Anayet. Ahora Canal Roya permanece tranquila. Por fortuna no se han puesto todavía en marcha las obras de unión de Astún ( a la derecha)y Formigal, consentida maldición que planea sobre la virginidad de este valle.

De una mirada vemos el recorrido trazado. Allá, al fondo del anchuroso valle,  el punto de partida. De telón de fondo la guirnalda de picos que en torno a los tres mil metros adornan la cabecera del Alto Gállego.

Comienza el descenso.Queda un trecho largo hasta llegar al punto de partida.Marisol y Aurora tendrán que dar los mismos pasos de vuelta. En mi caso más de cuatro kilómetros de gozoso descenso con los skis. La nieve se vuelve a transformar  con la caída de temperaturas de principio de la tarde. Un amplio muestrario de tipos de nieve me espera por reconocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario